2.4.11

VIEJAS SENSACIONES

La pesca es para muchos un deporte, para otros una manera de ganarse la vida, mientras que para otros muchos no es más que un aburrido pasatiempo de "viejos"( lo siento por ellos). Para mí, y seguramente para muchos de vosotros es algo más, un sentimiento con el que disfrutamos antes, durante y después de cada jornada. Las noches antes de un día de pesca las paso nervioso, repasando mentalmente cada bolsillo de mi mochila, reviviendo lances e imaginando nuevas capturas. La vuelta a casa con los compañeros se repite una y otra vez, repasando todos y cada unos de nuestros lances y planeando futuras salidas.


Yo personalmente he estado junto a una caña desde que tengo uso de razón. Empecé a pescar con dos años, en unas vacaciones en Carboneras (Almería) y desde entonces no he parado. La poca independencia de la que disponía hacía de la pesca en el mar mi gran pasión, practicándola durante cientos de horas en mis largas vacaciones veraniegas. Es más fácil arrastrar a toda la familia a la playa que a cualquier río perdido de la sierra.


Hace unos tres años (parece que fue ayer) todo cambió, y arrastrado por mi amigo Rubén probamos la pesca a mosca, modalidad que hoy en día ocupa el 90% de mis salidas pesqueras. El comienzo de la práctica de esta modalidad se unió a la entrada en la universidad y mi carnet de coche. Desde entonces, las largas estancias playeras se han sustituido por largos veranos de estudio, dejando a un lado mis salidas al mar. Ahora cada vez que puedo aterrizo en algún río en busca de mis queridos barbos.


Pues hoy, después de mucho tiempo he podido disfrutar de un día de pesca en el mar. He disfrutado como hacía tiempo que no lo hacía con todo el ritual que envuelve a esta modalidad. La compra del cebo, elegir los anzuelos, los plomos...un sin fin de cosas que forman parte de una jornada. Las capturas han sido insignificantes, un par de mojarras que se fueron por donde vinieron, pero he vuelto contento, he pasado el día junto al mar, entretenido entre picadas, cambios de cebo...he vuelto a revivir esas viejas sensaciones.


Aprovechando esta entrada y para animar el foro podríais subir algunas fotos de vuestro inicios pesqueros.
Decir también QUE NO PASA NADA por soltar un pez en el mar, no hay que comerse todo lo que se pesque, que respetemos las tallas mínimas y nuestras playas.

Un saludo.


8 comentarios:

Jose dijo...

A lo largo del tiempo, uno se encuentra con distintas modalidades, pero siempre hay una que se lleva la victoria. Yo todavía viajo en un mar de modalidades y peces y lo cierto es que todas me apasionan. Lo mismo un sargo con una caña de 7 metros, que unas truchitas con una caña de lance de hasta 5 gramos. Las carpas nada tienen que ver con reos, basses o lubinas y así sigo.
Espero que puedas disfrutar tus aventuras con los barbos, por muchos años.
Saludos

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Alvaro-Satubetis:
Cuando echamos una mirada para "atrás", son muchos los pasos del pescador dados y los recuerdos no menos.
Cada estilo tiene su particular "sabor",...a mi me gusta pescar.
Buena entrada.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-

Anónimo dijo...

GABRIEL .

Que buena entrada que has hecho ALVARO.

Me has hecho revivir muchos de esos momentos que nos cuentas y decirte que compartimos los mismos sentimientos hacia la pesca y hacia los peces.

Parece mentira que aun despues de muchisimos años pescando todavia con solo imaginar un pez embocando nuestro engaño sintamos ese subidon de adrenalina.

SALUDOS Y BUENA PESCA

Barbux dijo...

Somos muchos los que nos sentimos identificados con esas palabras tan ciertas. Ese nerviosismo del dia anterior, mirar el despartador dos o 3 veces en la noche y por supuesto sentir es linea tensa es lo que nos sigue motivando como pescadores.
respecto a las fotos antiguas, buscaré lo que tenga pero cuando yo empece en esto..........lo de terner una camara de fotos era un lujo y echar una foto a una captura un derroche..jajajaja
Muy buena entrada Alvaro, seguro que a mas de uno nos ha hecho volver la vista atras dandonos cuenta de nuestra propia evolucion.

Alvaro dijo...

Una gran entrada si señor, la pesca para alguno de nuestros amigo ya que somos jóvenes para ellos es de viejo, aburría... pero después son lo que algún día te acompañan le das la caña y cogen un pez y ya no quiere soltar la caña durante una tarde como me paso a mi con un amigo y para lo que comenzamos desde muy pequeño con el abuelo, padre y el hermano empezando a pescar con una cana de carrete que era un palo y con un carrete Sagarra que al lanzar tenia que poner la linea con la mano en el rodillo para poder recoger y que hacían bastante ruido al recoger por mucho que no podamos salir a pesca o incluso dejar la pesca por un tiempo nunca nos olvidamos de aquellos días de pesca.

Saludos

Miguel-Peskacor dijo...

A mí me sigue pasando lo mismo que ti Alvaro: las vísperas de pesca, no concilio bien el sueño recordando lances pasados y soñando con grandes capturas. Además de que siempre tengo la sensación de que algo se me olvida y que cuando llegue al río el carrete no estará, las moscas se me han olvidado junto al torno, etc...
Son ya unos cuantos años sujetando una caña (de pescar..) y muchos los que nos quedan...si nos dejan.

Saludos

luis guerrero dijo...

Me ha encantado y de acuerdo con todo lo que has dicho. Al final te das cuenta de que la pesca deja grabada en la memoria muchas emociones que nunca se borran. A ver si buscamos fotillos antiguas y las podemos subir.
Un abrazo Álvaro

Álvaro-Satubetis dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, me alegra que os haya gustado, quería poner una entrada algo diferente.
Yo igualmente me siento pescador, disfruto con todas las modalidades, pero ahora mismo la mosca es la que más me llena por decirlo de alguna manera. El hacer los moscas, bajos, el lance.... hace ese "ritual" más largo, haciéndonos disfrutar más.

Un abrazo